“Un buen líder debe lograr que su equipo rinda al máximo de sus capacidades, en forma sustentable”

Annabella Zaccarelli V.  | 2009

Pensando en cargos donde se requiera de capacidades de liderazgo, las empresas buscan personas empáticas, capaces de resolver conflictos y motivar a sus equipos.

Annabella Zaccarelli, filósofa, magíster en Administración de Empresas y certificada enCoach Ontológico de Newfield Consulting, bien sabe lo importante que son estos profesionales y por ello incentiva la adquisición de estas habilidades clave, desde cualquier contexto. “El liderazgo no sólo se ejerce desde una autoridad formal, puede desarrollarse desde distintos escenarios”.

Por: Alejandra Cooper

Si hay algo que Annabella Zaccarelli ha podido observar, es que los chilenos tenemos dificultades para comunicarnos. Luego de dirigir e impartir clases en los diplomados de la Escuela de Negocios de la Universidad de Chile, desarrollar talleres de habilidades para una carrera gerencial en el MBA de la misma institución, y realizar coaching de manera independiente en diversas empresas, ha podido constatar que la comunicación es uno de los grandes problemas de toda organización. “Nadie nos ha enseñado a tener conversaciones efectivas, que posibiliten el cambio. Nadie nos ha enseñado a “hablar de lo que no hablamos” y entonces nos vamos resignando y convenciendo de que el cambio no es posible y no reparamos en que lo que nos falta es desarrollar aquellas competencias conversacionales que posibilitan el cambio y que nos generan empoderamiento. Esto es algo que toda persona puede aprender”.

Es por esto que la labor de coaching que Zaccarelli realiza es tan importante, sin embargo, como ella misma explica, al momento de acudir a requerimientos de coaching de las empresas, es fundamental una profunda indagación acerca de la problemática particular que se requiere abordar y sus alcances.

¿Qué es el liderazgo?


El liderazgo tiene que ver con hacerse cargo del proceso de aprendizaje del equipo, con la finalidad de avanzar hacia el logro de objetivos conjuntos. El líder es responsable de que el equipo brinde lo mejor de sí, en forma sustentable, lo que hace de la gestión de las emociones algo fundamental. En este sentido, el coaching ontológico es un recurso único para posibilitar y potenciar el aprendizaje tanto personal como grupal.

¿Qué tipos de liderazgo existen? ¿En qué se diferencian al momento de llevarlos a la práctica?

Hay múltiples estilos de liderazgo, con diversos énfasis. Algunos más focalizados en la tarea, otros en las personas, otros más autoritarios o bien más horizontales, etc. Los distintos tipos de liderazgo tienen que ver con éticas y valores distintos, lo que conlleva diferentes emocionalidades. Un tipo de liderazgo puede surgir desde la desconfianza, lo que forma un equipo basado en la inseguridad y el miedo, y otro puede ser ejercido desde la confianza, en donde el rol del líder es ser un facilitador del aprendizaje del equipo y un potenciador de la innovación.

Según Annabella Zaccarelli, si bien hoy hay muchas empresas que lideran en forma más bien jerárquica, con directivos que operan basados en la emocionalidad de la desconfianza y que tienen buenos resultados, el punto está en la sustentabilidad de ese éxito. En su opinión, la clave del liderazgo está en un rendimiento creciente que sea sustentable, lo que se logra a través de equipos que interactúan desde la colaboración y confianza. Esto permite que se genere un círculo virtuoso en el cual las personas van desarrollando una mirada global de la organización a la cual pertenecen, del aporte que ésta hace a la comunidad y del valor que tiene el trabajo que cada uno de ellos realiza.

¿Qué características debe tener un líder? ¿Cuál es su rol fundamental?

Debe ser capaz de imaginar un futuro y seducir con él desde lo que al grupo le sirve. Para esto hay ciertas habilidades blandas centrales, como escuchar al equipo. Si quiero que vayamos para un mismo lado en forma eficiente hay que averiguar en qué están, qué entienden y ver desde ahí cómo logro que vean la perspectiva hacia la cual necesito llegar. Para ello es fundamental ser empático y escuchar.

¿Es el liderazgo un rasgo de la persona o puede modificarse según el contexto o rol determinado en una situación?

No creo que sea algo innato. El liderazgo no sólo se ejerce desde una autoridad formal, sino que todos podemos serlo en distintos escenarios. Por ejemplo, en un equipo de trabajo puede que no necesariamente sea el jefe el que ejerce liderazgo, como también puede que una persona muy tímida, ante una emergencia, sea capaz de controlar la situación. Hay grupos en los que uno se siente súper firme y otros en los que no y eso se aprende en el día a día.

Por lo tanto el liderazgo se desarrolla…

Un líder se hace. Hay que tener confianza en que el ser el ser humano puede aprender a desarrollar ciertas habilidades a lo largo de toda la vida. Puede aprender a emocionarse, a tomar en cuenta la opinión de otros, a ser escuchadores finos y capaces de construir en base a eso una visión compartida.

¿Es el liderazgo una cualidad más proclive según el género?

Creo que en esto no hay receta. Hay mujeres que asumen un liderazgo con un lado masculino mucho más desarrollado y probablemente tras ello, hay un paradigma que dicta que es el estilo más efectivo y que serán validadas siendo “más pragmáticas o menos emocionales”. Por otro lado, también hay mujeres que son más suaves en su liderazgo y desde ahí pueden ser tremendamente efectivas en la medida en que sean muy buenas en la parte técnica y en la estrategia del negocio. También hay hombres con una gran inteligencia emocional, que pueden detectar con gran facilidad qué necesita el grupo y reaccionar de manera empática.

En la práctica, ¿Crees que actualmente hay más hombres que mujeres en puestos de liderazgo?

Aún son muchos más hombres los que asumen cargos gerenciales. Venimos de una tradición en la que se ha dado gran preponderancia a lo masculino. Sin embargo, la mujer ha evolucionado aportando con una serie de habilidades que vienen a complementar el rol gerencial tradicional y a mostrar nuevas formas posibles de hacerlo. Creo que el desafío actual es “la aceptación del otro como legítimo otro” como dice Humberto Maturana, de manera de que el aporte de hombres y mujeres sea validado en la riqueza que proporciona el ser diferentes.

¿De qué manera influye en el rendimiento profesional que una persona utilice sus habilidades de liderazgo, ya sea en jefaturas o cargos funcionales y/o administrativos?

Mis posibilidades se van articulando en relación directa con la forma en que el entorno me ve. Si me perciben como una persona que representa un aporte al objetivo común, me considerarán, me darán nuevas responsabilidades, de lo contrario mis posibilidades se restringirán. Estas habilidades blandas tienen que ver con sintonizar, con escuchar, con manejar emocionalidad, con construir lazos a partir de habilidades sociales, lo que posibilita una carrera exitosa mucho más rápida y eso es lo que te va a diferenciar.

¿Cómo puede una persona identificar su capacidad de liderazgo?

Cada uno debe evaluar su interacción con otros y en los distintos roles que tiene y ver qué aprende de esto. Hay que reconocer logros importantes para seguir reproduciéndolos, como también deficiencias y cómo solucionarlas, como en el caso de la inteligencia emocional. Cuando no reaccionamos de un modo que consideramos adecuado, cuando nos gana la impulsividad y hacemos lo que no quisiéramos, hay algo que aprender. Y somos una enorme red humana a la cual podemos pedir ayuda, para mirarnos, para buscar otras formas de hacer, para transformarnos en el ser que queremos ser.

¿Es posible que una persona no se de cuenta del liderazgo que ejerce en un grupo?

Absolutamente, los seres humanos tenemos una gran tarea: el autoconocimiento. Y en el sentido de observarnos, escucharnos, identificar que nos hace bien y que no, saber donde se quiere y no se quiere estar, en que empresas e industrias nos hace sentido el aporte que hacemos y cuales no. Recién desde ahí podemos hacer cualquier cosa, pero si yo no me escucho, si yo no me valido, si yo no me doy tiempo para conectarme con lo que me está haciendo sentido, y no tengo el coraje de cuidarme en eso, voy a estar entrampado en mi crecimiento.

Algunos llaman a esto el espacio de santuario o el ocio filosófico, que es un espacio que yo recomiendo y aplico en mis talleres, sugiriendo implementarlo como una práctica habitual. Les digo llévense el santuario, suban a un cerro, siéntense a escuchar música, hagan meditación. Yo creo que mientras más asumimos responsabilidades, más central es tener claro el norte, y tenerlo claro interna y externamente. Entonces, hay que medir desde dónde tomaremos nuestras decisiones, desde la ansiedad, desde lo que me van a decir los otros, o desde mis profundas certezas. Mientras más responsabilidades de alta envergadura tengamos, más necesario se hará tener el norte claro para poder tomar decisiones, lo que en un líder es fundamental.

Un buen líder logra sacar el mejor partido a los recursos humanos. ¿Estás de acuerdo con esta premisa?

Claro. Como dice Rafael Echeverría: “es líder quien hace de su equipo, el mejor”. Para esto es fundamental lograr que el equipo se mantenga en una emocionalidad positiva lo que es todo un desafío de desarrollo personal de quien ejerce liderazgo.

Comúnmente se confunde el rol motivador de un líder con el de dominación ¿Cómo encontrar el punto medio?

Hay que preguntarse qué es lo que le pasa a ese líder, que emoción predomina. Hay personas que cuando asumen un nuevo cargo, no saben cómo adquirir respeto y autoridad, por lo que intentan conseguirlo desde la seriedad o el miedo, y a veces hacer todo lo contrario puede ser más útil. El coraje y la integridad son muy importantes: no tener miedo a decir lo que no sé, a reconocer mis errores y pedir disculpas. Las habilidades blandas son las que permiten hacer la transición desde el miedo a que no me respeten, a un liderazgo desde la confianza.

Cuándo las empresas piden servicios de coaching ¿Conocen los distintos tipos de entrenamiento?

Muy pocas veces. Sería útil que hubiese más conocimiento porque en la medida en que las empresas sepan distinguir entre los distintos enfoques de coaching, es muy posible que elijan aquel que tiene que ver con su cultura organizacional y valores. He rechazado realizar talleres para empresas en donde el estilo de liderazgo es tremendamente jerárquico y castigador, puesto que la ética está al centro de lo que hago. Si se trata de abrir mundos nuevos, es posible que pueda ser un gran aporte, pero si se trata de reforzar un estilo de liderazgo organizacional que no promueve la validación y el desarrollo de las personas, elijo no participar.

¿Estás de acuerdo con aquellos que dicen que los chilenos son muy buenos en la técnica pero carecen habilidades blandas?

Creo que en Chile tendemos a la resignación, somos muy básicos para relacionarnos y poco cordiales. Falta una sonrisa, agradecer, estar dispuestos a ceder el paso y no creer que siempre me quitarán el puesto. Hay mucha desconfianza y eso produce más desconfianza. Tenemos que ser capaces de hacer del espacio que habitamos el espacio que queremos habitar.

¿Está muy sobre valorado el tema del liderazgo?

No podría ser una moda en la medida en que siga siendo una necesidad humana. Probablemente, sí está de moda, es porque se está viendo el impacto que tiene en las organizaciones. Vemos que no da lo mismo el tipo de gerentes que tengo en relación a la cultura y sustentabilidad del negocio. Hoy todas las empresas se están preocupando por que ven que hay una oportunidad de marcar la diferencia.

Bonus William Hill
Bonus Ladbrokes


Escuela Coaching Fenomenológico [Ver más...]

 

Formación Ejecutiva


Jornadas de Alineamiento [Ver más...]


Consultoría

Gressus Consulting

Badajoz 100, Oficina 811
Las Condes, Santiago, Chile
 
 
Premium Templates